La cuarentena ha inspirado a muchos a desarrollar sus pequeños negocios con paciencia y dedicación. Aquí una lista de mis favoritos, productos  hechos con cariño que bien vale la pena destacar 

Esta es una compilación de algunos de los emprendimientos gastronómicos que he tenido la oportunidad de probar durante tantos días de encierro. Pero también es un homenaje a los que no paran de crear aún en circunstancias difíciles, los que eligieron adaptarse y seguir. A todos los admiro y a través de este espacio los apluado. Gracias por confiar en La Guía del Foodie. El mensaje es el mismo de siempre, hoy más que nunca: ¡apoya al talento local!

Poquito Más: No todos lo saben, pero Poquito Más es el lado dulce de la reconocida empresa panameña Quesos Chela, con 50 años en el mercado. Su líder es Tommy Ho, de 22 años de edad, un apasionado de la repostería. No importa que estemos en cuarentena, sus dulces no faltan en las celebraciones de cumpleaños, sobre todo el cake de limón con blueberries, el de zanahoria, el de chocolate con manjar y el de chocolate con Nutella, los más populares. “No solía hacer delivery, pero con la pandemia tuve que adaptarme y comencé a entregar todos mis pedidos. Todo es cuestión de organizar mi tiempo”. IG: @PoquitoMasPty.

Foto: cortesía de Poquito Más

Dame Caramelo: El flan es el protagonista de Dame Caramelo, el emprendimiento gastronómico de Male Juliao. La receta es de familia y Male comenzó a ofrecerla cuando supo que tenía mucho potencial. Además del flan original, que viene con mucho caramelo, hay ocho sabores distintos, entre ellos, coco, maní, canela y ron ponche. En 2018 formalizó su proyecto y abrió un perfil en Instagram. Aunque en esta cuarentena han surgido varias iniciativas similares a la suya, Male se ha enfocado en su negocio y en ofrecer un producto de calidad. También ha sabido gestionar su tiempo para entregar todos sus pedidos en dos horas. IG: @DameCaramelopty

Foto: cortesía de Dame Caramelo.

Hello Mamey: Madelein Cuellar perdió su trabajo por culpa del coronavirus y así fue como nació Hello Mamey hace tres meses. Siempre le ha gustado cocinar y solía publicar sus platos en su cuenta de Instagram. Después de luchar con el “qué dirán” salió de su zona de confort y comenzó su proyecto inspirado en las recetas dulces de su abuela. Hoy en día sus “gorditos”, rollos de canela o de nutella, son los más pedidos al igual que “El Dulce de los niños”, (no pregunten, solo pídanlo). “Ha sido una época muy difícil pero a la vez muy oportuna para descubrir qué es lo que realmente nos hace felices”, dice Madelein.  IG: @HelloMamey

Foto: cortesía de Hello Mamey

Chayo Cookies: La idea de hacer galletas con chispas de chocolate tenía un año rondando la cabeza de Lizbella Molina, mejor conocida como “Chayotica”. En abril sintió que era el momento de llevarla a cabo para ganar un ingreso extra durante la cuarentena y mantenerse ocupada en casa. Nunca imaginó que un producto tan sencillo causaría tanta alegría entre sus clientes. En los últimos meses  ha vendido más de 2 mil Chayo Cookies y ha incorporado nuevas recetas al menú. Su emprendimiento le ha dejado muchas lecciones, la más importante: creer en sí misma. IG: @Chayotica.

Foto: cortesía de Chayo Cookies.

Delidelicateses: Transformar un plato cotidiano en uno gourmet es el objetivo de Delidelicateses, el emprendimiento gastronómico de María Carolina Rojas y su esposo Jorge Sucre. Con su línea de salsas, mermeladas y chutneys realzan el sabor de las comidas, utilizando ingredientes de calidad sin añadir conservantes. La incertidumbre que originó la llegada del coronavirus los motivó a abrir su propio negocio. Sus  productos más vendidos son la salsa bearnesa para acompañar las carnes, la mermelada de cebolla, el chutney de mango y la mermelada de tomates confitados (Uff, es deliciosa). También prepara pestos de albahaca y tomates secos, tapenade de aceitunas negra y vinagretas para aderezar las ensaladas. IG: @DeliDelicateses.

Foto: cortesía de Delidelicateses.

 Alquimia Oriental: imaginen a un ecuatoriano cocinando comida china en Panamá. Eso es lo que hace Jonathan Abarca todos los días con Alquimia Oriental. Un concepto que ha denominado gastronomía asialatina. Luego de dos meses estructurando la carta le tocó dar a conocer su propuesta a través del delivery y ajustar los precios a la nueva realidad. Mientras Jonathan cocina, su familia lo apoya empacando los pedidos para entregar. Sus platillos más populares son el Chow Mein de pollo y el arroz oriental de cerdo. También ofrece unos ricos spring rolls de pollo y vegetales, entre otras opciones. Para Jonathan lo más importante es ponerle cariño a todo lo que hace y lo demuestra en cada plato que prepara.
IG: @Alquimia.oriental.

Foto: cortesía de Alquimia Oriental.

Chic Cuisine by Sonia: Madre e hijas forman parte de este emprendimiento con sabor libanés que nació en 2014. Seis años después, en tiempos de pandemia, surgió la oportunidad de crecer y expandirse. Primero comenzaron a hacer dulces como el mamul, uno muy típico del Líbano (prueben el relleno de Nutella), y el baklava. Luego, en medio de la cuarentena, decidieron agregar una línea de productos salados con pizzas árabes, pasta árabe, masa artesanal lista para usar y dip de cebolla. “Reinventarse es necesario para seguir siendo una marca relevante. Diversificar los productos nos permitió tener más ingresos”. Sonia, Vanessa y Valentina piensan que con o sin pandemia, si tienes un buen producto, tus clientes seguirán confiando en ti. IG: @OfficialChicCuisine.

Foto: cortesía de Chic Cuisine by Sonia.

La Carpaccieria: o los especialiastas en carpaccios, es casi lo mismo. Eric Decan y María Eugenia González comenzaron con esta idea en el año 2018. Ofrecen un menú de carpaccios hechos en casa con ingredientes frescos y proteínas varias. también preparan ceviches. Aunque tienen más de 8 opciones distintas, el producto estrella es el carpaccio Di Manzo preparado con finas rebanadas de lomito. Debo decir que también es mi preferido. Durante la cuarentena Eric y María Eugenia han aprendido a hacer una pausa para “darle la vuelta” a su proyecto y seguir. Pero sobre todo, a no dejarse vencer cuando se cierra una puerta. IG: @Lacarpaccieriapa.

Foto: cortesía de Leticia Estéves para La Carpaccieria.

McCravings: las empanaditas colombianas de los hermanos Sandoval han dado mucho de qué hablar en esta cuarentena. Nathalia y Michael crearon McCravings Goodies & More en mayo de este año para sacarle el mejor provecho a la pandemia. Ambos son unos apasionados de la cocina y decidieron ofrecer sus empanaditas de maíz rellenas de carne, pollo o queso, listas para comer. Cada una viene con una salsa para dipear. “Poco a poco incluiremos más productos que sean fáciles de preparar para todos y a la vez sean irresistibles”, dice Nathalia. IG: @mcCravings.

Foto: cortesía de McCravings.

Salidito del horno: Dominique González es abogada de profesión pero desde siempre quiso abrir su pequeño negocio gastronómico. “Sentí que si no lo hacía ahora no lo haría nunca. Estamos viviendo momentos de mucha reflexión. Había que atreverse”, dice. Entonces nació “Salidito del horno” no solo para generar ingresos sino también para consentir con sus platillos a familiares, amigos y clientes. Sus mini apple pies son los favoritos, el banana bread es delicioso y las galletas de avena con chispas de chocolate también son muy pedidas. Si prefieres probar algo salado, Dominique recomienda el Domi’s Famous Dip, cuya receta secreta ha causado sensación. IG: @SaliditoDelHorno.

Foto: cortesía de Salidito del Horno.

Bonus track:
La chef Alicia Ye, ex participante de Top Chef Panamá, prepara un cake de zanahoria delicioso (hay sin gluten). También cocina comida china tradicional y platillos con sabores asiáticos. IG: @JazminFoodie.

Descubri a Chiriquí Premium en Instagram y de inmediato pedí una cajita de galletas de mantequilla para acompañar mi café de la mañanas. No duraron ni medio día. Además compré miel de abeja 100% natural. Todo viene de Chiriquí. ¡El café también! IG:@ChiriquiPremium

 

Written by Corina Briceño
Soy Corina Briceño, periodista de profesión y comelona de oficio. Cocino para sobrevivir y me quedan buenos los mojitos. Aquí no encontrarás recetas, solo ganas de comer. Escríbeme a: corina@laguiadelfoodie.com