El Chef del restaurante Casa Tua by La Giornatta, Enrique Fernández, se hizo muy popular con sus videos de recetas italianas en los que invita a cocinar a sus seguidores

“Si algo he aprendido en esta corta vida que llevo es que no importa cuántas veces empieces de cero. Da gracias porque tienes la oportunidad de hacerlo y dale con todo”, escribió Enrique Fernández en una publicación en su cuenta de Instagram.

Enrique es chef y socio del restaurante Casa Tua by La Giornatta, y al igual que varios de sus colegas, el coronavirus significó un antes y un después en su carrera como cocinero. Lo que no sabía es que además de cocinar también tiene talento para imitar a Pablo Escobar, bailar el paso de Pedro El Escamoso o tocar la guitarra mientas canta una canción de Ricardo Arjona. Lo descubrió durante la cuarentena cuando comenzó a publicar videos preparando recetas italianas, con un toque de humor.

Casa Tua

Foto: cortesía de Casa Tua

Su “Buuuuonasera ragazziiiiiiii”, que grita a todo pulmón a modo de bienvenida, ya es un saludo recurrente. En cada capítulo anima a sus seguidores con un único mensaje que no se cansa de repetir: Falta un día menos para estar todos juntos allá afuera.

Con más de 10 años de experiencia en la cocina, a Enrique le ha tocado empezar de nuevo en más de una ocasión. La primera cafetería que abrió cuando era un veinteañero cerró a los pocos meses. Luego se fue a estudiar a Milán y a su regreso a Panamá se ha codeado con chefs de la talla de Pedro Masoliver, Fabien Migny y Felipe Milanés. Casa Tua by La Giornatta es su nuevo proyecto.

LGDF: Los videos comenzaron desde el restaurante con filipina y cara de serio, luego en casa vino el relajo.
EF: Yo no sabía que podía actuar y hacer reír a la gente, exploté ese lado creativo y artístico. Todo empezó en el restaurante y era más formal. El primer video gracioso en casa fue muy espontáneo y natural, hasta a mí me sacó una sonrisa. Me gusta reírme mucho y echar chistes, pero ya sabes, desorden con orden. Al igual que todos, me puse  muy triste y ansioso después de cerrar Casa Tua, pero con los videos animaba a mis seguidores a cocinar, distraerse y llenarse de energía.

LGDF: ¿En qué momento decidiste cerrar Casa Tua?
EF: Cerramos por completo el 15 de marzo. Cuando anunciaron el primer caso las ventas se fueron al piso, bajaron más de la mitad. Fue una decisión muy difícil cerrar operaciones al 100%. A la semana y media abrimos de nuevo y empezamos a ofrecer delivery, pero al ver que la gente estaba cocinando en casa, entonces dijimos: vamos a enseñarles a cocinar.

Casa Tua

Foto: cortesía de Casa Tua

LGDF: ¿Es rentable el servicio de delivery?
EF: El delivery es carísimo y representa muy poco. Las comisiones de las plataformas de envío son muy altas. Hay que buscar el balance, somos cocineros y también empresarios. A comienzos de mayo casi todos nos activamos de nuevo y hemos tenido que ser muy creativos para no perder nuestro negocio. Ese ha sido el lado bueno de la pandemia, sacar partido de la creatividad para poder sobrevivir. En Casa Tua diseñamos unos kits con recetas para terminar de hacer en casa. Las personas que piden delivery forman parte de un solo grupo. Nos la jugamos y hemos tenido buena respuesta. De una plantilla de 13 personas, nos quedamos solo dos. Si puedes darle unas horas de trabajo a alguien, también estás colaborando.

LGDF: Casa Tua es un restaurante italiano con muchos años, ¿cómo llegaste allí y cuál ha sido tu toque diferenciador?
EF: Es una historia bien bonita, soy la tercera administración de Casa Tua. Yo tenía mi marca llamada La Giornatta que consistía en hacer cenas italianas clandestinas y entonces conocí a mis socios. Apenas teníamos seis meses y llegó el coronavirus. Poco a poco estábamos retomando la clientela, dándole otro rumbo al restaurante, era un proceso lento pero seguro. Hicimos un cambio bien positivo, mantuvimos la esencia de la comida italiana, pero con productos más exclusivos para realzar los sabores. Buena técnica e ingredientes de calidad. En mi familia vivimos y sentimos la gastronomía de Italia. Cuando mis abuelos cocinaban para mi era la felicidad y trato de transmitir eso en el menú.

Casa Tua

Foto: cortesía de Casa Tua

LGDF: ¿Cuáles fueron las lecciones aprendidas en esta cuarentena?
EF: El encierro me dio mucha paciencia, mi esposa ha sido un soporte muy grande, disfruté a mi hija pequeña, algo que no solía hacer porque estaba todo el tiempo en el restaurante. Tuve tiempo para pensar y también para preocuparme, pero lo más importante es que estamos aquí y tenemos salud. Esto te hace más fuerte y resistente para poder seguir adelante.

LGDF: ¿Qué viene para Casa Tua después del coronavirus?
EF: Estoy planteando posibles escenarios, tendremos que ajustarnos al sistema y ver cómo transmitir la misma experiencia a los clientes que puedan venir. Nos tomará unos cuantos meses aprender y acoplarnos, tanto a nosotros como a los comensales. La tranquilidad es el nuevo sabor. Este negocio siempre ha sido abrumador, hay que ser persistente. Quiero que la gente venga a tomarse un trago, comer rico, pasar un rato con sus parejas y amigos. Que se desconecten del mundo, se relajen y disfruten la vida.

Casa Tua

Foto: cortesía de Casa Tua

LGDF: ¿Cuál es tu mensaje para el resto de tus colegas en esta era post COVID-19?
EF: Tenemos que unirnos más que nunca, todos los restauranteros. Al final del día nos necesitamos y hacemos más bulla juntos, sin rivalidades ni competencias. No tengo ni idea del futuro que nos espera, trato de manejar varias opciones. Este es el momento de ajustar, sacar cuentas y pensar. Hay que ponerse en los zapatos del cliente. Vamos a necesitar apoyo de parte de todo el mundo. Somos una familia.

Enrique fue el promotor del video Todos somos uno. Que no se apaguen los fogones, que circuló recientemente en redes sociales, y reunió a más de 20 chefs locales para difundir un mensaje de fuerza y unidad.

Written by Corina Briceño
Soy Corina Briceño, periodista de profesión y comelona de oficio. Cocino para sobrevivir y me quedan buenos los mojitos. Aquí no encontrarás recetas, solo ganas de comer. Escríbeme a: corina@laguiadelfoodie.com