Nunca había probado un Bánh mì y tampoco pensé que tendría la oportunidad de hacerlo en Panamá. Lee aquí y te cuento más.

La primera vez que escuché sobre el Bánh mì fue en Somebody Feed Phil, esa serie de Netflix con Phil Rosenthal, creador de Everybody Loves Raymond, que amé desde la primera temporada. Phil es un foodie sin control, le encanta viajar y de paso es un tipo divertidísimo. En su show muestra la gastronomía de los distintos países que visita, uno de ellos es Vietnam.

A bordo de una moto que recorre las calles desordenadas de la capital Saigon, Phil se detiene en un puesto callejero y pide un emparedado vietnamita, comúnmente conocido como Bánh mì, un bocado de esos deliciosos que matan el hambre.

Originalmente el Bánh mì tiene paté y distintos tipos de carne, como cerdo por ejemplo, combinado con pepino y zanahorias encurtidas, más cilantro. Desde que se hiciera famoso el Bánh mì ha sido versionado en todas partes del mundo.

Bánh mì Grilled Pork con papas fritas + Iced Ca Phe /Foto: La Guía del Foodie.

Spencer Lau lo probó cuando vivió en Nueva York. Aunque estudió producción audiovisual, a su regreso a Panamá decidió abrir un restaurante para honrar al Bánh mì y lo llamó (no podía ser de otra manera) Bánh mì.  Allí prepara su propia versión con el toque panameño respectivo.

Utiliza un buen pan baguette que lo aguanta todo, con una proteína a elegir (puerco, puerco desmechado, filete de pollo, camarones o Rib Eye), más el encurtido de zanahoria, pepino, cilantro y sambal mayo. Lo sirve con papitas fritas bañadas en salsa de la casa o con la ensalada viet slaw que tiene mixto de repollos, cebolla crispy, pimentón rojo, albahaca y cilantro.

Pero, ¿en Panamá saben que es un Bánh mì? le pregunto a Spencer. “La idea de ofrecer algo no tan familiar para el comensal panameño fue arriesgado, pero aun así apostamos y la reacción ha sido muy positiva. Han venido vietnamitas a probarlo y les ha gustado aunque no sea el Bánh mì tradicional, también hay muchos extranjeros que ya lo conocen y los panameños han sabido darle una oportunidad”.

Si no se te antoja el Bánh mì, también hay otras opciones en el menú /Foto: La Guía del Foodie.

La experiencia viet
En el menú también hay Rice bowls con arroz jazmín, vegetales frescos y encurtidos, cebolla crispy y cilantro. Puedes pedirlo con alguna de las proteínas que mencioné más arriba y agregarle un huevo frito para hacerlo más poderoso. Si prefieres fideos de arroz en tu plato en vez de arroz jazmín ve a la lista de vermicelli bowls y elige la proteína que prefieras.

Vermicelli bowl con rebanadas de Rib eye /Foto: La Guía del Foodie.

En fin, para que tengas una experiencia vietnamita completa, esto es lo que tienes que pedir cuando vayas a Bánh mì:

Bánh mì 5 Spice Pulled Pork ($8.50): tiene Puerco desmechado con BBQ de tamarindo, delicioso. Además de este puedes probar el Bánh mì Grilled Pork ($8.00) relleno con chuleta a la parrilla aromatizada con limón. Mi acompañamiento preferido: las papas fritas, of course. Lo único que hay que advertir es que el Bánh mì es bastante grande. Si no hay mucha hambre con la mitad quedarás más que bien, de lo contrario ni lo compartas.

De entrada o para acompañar también puedes elegir entre los vietnamese spring rolls ($5.50) o los summer rolls ($5.50). Los primeros son fritos rellenos con puerco, salsa Nuoc Cham y vegetales mixtos (la ración trae tres). Los segundos son aptos para vegetarianos, rollos de lechuga con zanahoria encurtida y camarón, más salsa de maní.

Vietnamese spring rolls /Foto: La Guía del Foodie.

Otro plato que está impelable son las  Bánh mì Fries ($5.50): papitas fritas con puerco desmechado + BBQ de tamarindo (5 Spice Pulled Pork).

De tomar, y esto es muy importante, pide un Homemade Lemon Iced Tea ($3.00) con crisantemo, es muy, muy refrescante. Cierra con broche vietnamita con un Iced Ca Phe ($3.50): café vietnamita frío con leche condensada. La base es un café bastante fuerte (en Vietnam cultivan el grano robusta que tiene un porcentaje de cafeína mayor que el arábica) más leche condensada para endulzar como sustituto de la leche regular. También puedes pedirlo caliente, aunque más rico y propio para el clima panameño es tomarlo frío. Esa combinación entre el café fuerte y la leche condensada le da el punch.

Grilled Chicken Rice bowl + Homemade Lemon Iced Tea /Foto: La Guía del Foodie.

Pendientes porque todos los meses tienen especiales, platos que preparan en cantidades limitadas. Algunos se quedan en el menú, otros no. Por si ya te estás preguntando si sirven Pho, la sopa tradicional vietnamita, lo hacen de vez en cuando, así que no pierdas de vista sus redes sociales (más abajo te dejo la cuenta de Instagram).

Bánh mì es un local sencillo pero muy moderno, con un logo llamativo en la fachada que se enciende al final de la tarde y una terraza ideal para sentarte a tomar un Iced Ca Phe. Ya lo sabes, el Bánh mì ya tiene un lugar propio en la ciudad. No dejes de darte una vuelta si eres de esos foodies que está dispuesto a probar algo distinto.

Dirección: Terrazas Marbella, calle Anastacio Ruiz Noriega, Local 2. Marbella. La plaza tiene parking. La terraza es pet friendly.
Horario: de Lunes a viernes de 11:30 am a 9:00 pm. Viernes y sábados de 11:30 am a 10:00 pm y domingos de 12:00 pm a 5:00 pm.
IG: @BanhmiPanama
Delivery: Sí, con Appetito 24.

Bánh mì quede en Terrazas Marbella /Foto: La Guía del Foodie.

Written by Corina Briceño
Soy Corina Briceño, periodista de profesión y comelona de oficio. Cocino para sobrevivir y me quedan buenos los mojitos. Aquí no encontrarás recetas, solo ganas de comer. Escríbeme a: corina@laguiadelfoodie.com