En el tercer piso de Casa Casco está el restaurante Marula, una propuesta gastronómica que vale la pena conocer

No siempre te llevas una grata sorpresa cuando pruebas un nuevo restaurante, es un riesgo que hay que tomar, pero si te digo que en el piso tres de Casa Casco hay un tesoro escondido, será mejor que la próxima vez te detengas a descubrirlo. Se llama Marula.

El nombre es el mismo del árbol sudafricano de cuya fruta se elabora el licor Amarula. También se le conoce como “árbol del elefante”. La decoración del lugar está inspirada en esos parajes selváticos que remiten al continente, con tonos de color terracota y rostros étnicos dibujados sobre la pared. Pero a diferencia de lo que muchos piensan, no hay nada africano en la carta, el chef que está detrás de la cocina es el español Daniel Pozuelo.

Foto: Corina Briceño

Su propuesta gastronómica es arriesgada, Daniel cree en el producto local y está en la búsqueda constante de ingredientes poco comunes para incluir en sus preparaciones. De su experiencia en España y México y su paso por restaurantes como Pujol (uno de los 50 mejores de Latinoamérica) Arzak y Dstage, guardó en su mochila la esencia de las recetas que aprendió para luego estamparles su creatividad y estilo. “Por eso le he llamado cocina de autor, con toque viajero e ingredientes locales.  Me ha gustado mucho el producto de Panamá y creo que hay que explotarlo, no utilizo lo mismo que utilizan otros restaurantes, siempre quiero hacer algo diferente e investigo todo el tiempo para crear nuevos platos”, cuenta Daniel.

El resultado es una cocina experimental que se renueva a cada rato y para ello hay que ir con la mente y el estómago abiertos. Lo más recomendable es pedir el menú degustación que incluye entradas, platos principales y el postre, a un precio accesible (también ofrecen dos aperitivos de cortesía). Las porciones son balanceadas e incluso puede compartirse entre dos personas, a menos que quieras comértelo todo.

Cojinúa ahumada en madera de nance /Foto: Corina Briceño

Lo que probé:
Pedí el menú degustación y aunque varía, estos son algunos de los platos que trae: Carpaccio con torrija de tomate (elaborado con pan de moña, típico panameño), bizcocho de aceitunas negras, alcaparra frita, queso del país y pesto de culantro. Como ves, no es un carpaccio convencional y fue uno de mis platos favoritos. El huevo de pastoreo: este es quizás el más pedido de la carta, lo cocinan a 62 grados para que quede lo suficientemente suave y puedas ver cómo se rompe la yema (aquí es donde tomas un video para subirlo a tu cuenta de Instagram). Lo sirven sobre una crema de hongos con aceite de trufa blanca y para darle el toque final tiene perejil deshidratado, con hojas de capuchina para decorar y más trozos de hongo. ¡La presentación es una obra de arte!

Huevo de pastoreo /Foto: Corina Briceño

Luego vino la cojinúa ahumada en madera de nance, un pescado que no suelen tener en otros restaurantes. Está acompañado de una crema de marañón con aguacate grillado y gotas de aceite de albahaca. Puede que visualmente no sea muy atractivo, pero de sabor es muy gustoso. Otro plato fuerte fue el cordero prensado, bañado en salsa cítrica, con papines ¡delicioso! y para cerrar, un postre de chocolate en diferentes texturas (Prueben también uno llamado “Miel de Chiriquí”). Conclusión: un menú sorprendente y muy bien presentado.

Si vas con tus amigos foodies reserva la mesa frente a la cocina abierta para que puedas ver cómo preparan los platos y preguntarle a Daniel lo que quieras. Es muy abierto y atento con los comensales. Además, hay buena luz para tomar fotos. Si vas con un date lo ideal es elegir uno de los cinco balcones privados, con vista al Casco, y disfrutar el atardecer con uno de los cocteles de la casa.

El postre: chocolate en texturas /Foto: Corina Briceño

Para más info sigue a Marula en IG: @MarulaCB.
Dirección: Casa Casco, frente a la Plaza Herrera del Casco Antiguo.
Tlf: 61368700.

El coctel de la casa /Foto: Corina Briceño

Written by Corina Briceño
Soy Corina Briceño, periodista de profesión y comelona de oficio. Cocino para sobrevivir y me quedan buenos los mojitos. Aquí no encontrarás recetas, solo ganas de comer. Escríbeme a: corina@laguiadelfoodie.com